Entretenimiento
Cultura

Ramón Sánchez Sayago, un artista innato de la talla

Martes, 27 Junio 2017 - 2:30pm

La tierra sancristóbalense vió nacer un 11 de septiembre de 1954 al escultor, ebanista y tallista, Ramón Sánchez Sayago, un prodigioso artista que desde hace 50 años se dedica a dar forma a piezas de madera y convertirlas en hermosas obras, que hoy en día decoran diferentes arquitecturas regionales y nacionales.

Ramón Sánchez, se confiesa como un amante del arte de esculpir, un artista innato que se inició en la talla de madera a los 12 años de edad, en la Mueblería Bilbao, que para el año 1966, se ubicara en la Avenida Isaías Medina Angarita, de San Cristóbal, a la altura del actual Mercado Las Pulgas, de San Cristóbal.

Fue este primer empleo el que despertó en Ramón Sánchez el deseo por este arte, así como la creatividad, el ingenio y la habilidad que reposaban en él, talento que le llevó a restaurar en 1994 la Cancillería de la Casa Amarilla, en la ciudad capital, y las puertas de la Iglesia El Santuario, Perpetuo Socorro.

Pero su talento no solo se quedó en la restauración, sino se extendió al diseño de piezas como las que hoy decoran la Iglesia San Agatón de Palmira, municipio Guásimos y el altar de la Iglesia Sagrado Corazón de Jesús, en la Laguna de García, municipio Uribante.

El arte de modelar de Ramón Sánchez, también trascendió las fronteras venezolanas ya que muchas de sus piezas, entre las que destaca «El Ángel del Deporte» se encuentran en otros países como: Colombia, España y Estado Unidos, en manos de reconocidas personalidades como el violinista Jhonny Mendoza, el dirigente futbolístico Rafael Ezquivel, entre otros.

En el 2016 junto al escultor Jorge Santana esculpió el monumento: “Homenaje a la Mujer y la Paz”, obra que actualmente se ubica a la altura de la trompeta que va en dirección al Corozo, un trabajo mancomunado entre El Instituto Autónomo de Vialidad (IVT) con la sala técnica de Dirección de Cultura del estado Táchira.

El taller de este talentoso artista se ubica en el sector José Gregorio Hernández, de San Cristóbal, es allí donde Ramón Sánchez convierte simples trozos de madera en hermosas obras que luego servirán de ornamento y decoración en algún lugar de la ciudad, el país o fuera de él.

Prensa Dirección de Cultura
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad